Juan Pablo II será beatificado el 1 de mayo

La ceremonia de beatificación de Juan Pablo II tendrá lugar el próximo 1 de mayo, después de que Benedicto XVI haya firmado el decreto de beatificación, presentado por el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato. Así, según ha declarado el portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, la ceremonia de beatificación se celebrará el 1 de mayo de 2010, día de la Solemnidad de la Divina Misericordia

La firma del Papa era el único paso que faltaba para dar «luz verde» a la beatificación de su predecesor, después de que los 30 purpurados y obispos que forman parte de la Comisión de este dicasterio aprobara el pasado miércoles un milagro por intercesión de Juan Pablo II.

Se trata de la curación de la monja francesa Marie Simon Pierre, que padecía desde 2001 la enfermedad de párkinson, la misma que sufrió Juan Pablo II en sus últimos años. La religiosa superó, dos meses después de la muerte del Papa en abril de 2005, todos los síntomas del párkinson de forma “inexplicable” según las autoridades médicas de la comisión de beatificación.

La hermana Marie Simon ha sido la pieza clave para el proceso de beatificación del antecesor de Benedicto XVI. El milagro de la hermana Marie Simon, atribuido a Juan Pablo II, sufrió un parón en el mes de marzo del año pasado, cuando uno de los médicos externos consultados por el dicasterio sostuvo que el milagro no estaba suficientemente documentado. Sin embargo, el cardenal Angelo Amato señaló entonces que “había suficientes milagros” catalogados, un total de 251 atribuidos al antiguo Papa y que el proceso de beatificación seguía adelante, aunque finalmente el milagro de la curación del párkinson de la hermana Marie dio buenos resultados y fue considerado por la comisión de expertos como válido para continuar el proceso.

Su superiora le pidió que escribiera el nombre de Juan Pablo II sobre un papel y el resultado fue un garabato. Era de esperarse. La hermana Marie Simon-Pierre asegura que padecía la misma enfermedad degenerativa que afectó por años al fallecido papa: Parkinson.

“Juan Pablo II no ha dicho su última palabra”, relata que le garantizó la madre superiora. Cuenta que poco después, al regresar a su habitación , sintió el deseo de escribir de nuevo. Ahí le llegó la sorpresa: el resultado fue una escritura perfectamente normal. Era el 2 de junio del 2005, dos meses después de la muerte de Juan Pablo II.

“Vi que mi mano se deslizaba sobre la hoja de papel sujetando el bolígrafo, cuando antes no conseguía escribir ni una línea ni agarrar el bolígrafo”, asegura. Durmió y, en la mitad de la noche, dice que despertó de repente y se sintió “completamente transformada”. Empezó a rezar.

“Me di cuenta de que mi cuerpo ya no era el mismo. Estaba convencida de mi curación. Le dije a una de mis hermanas: Mira, mi mano ya no tiembla, Juan Pablo II me ha curado”.

La religiosa francesa, integrante de la Congregación de las Pequeñas Hermanas de las Maternidades Católicas, dedicada al servicio de mujeres embarazadas y niños recién nacidos, afirma que, desde entonces, no ha vuelto a consumir medicinas y que un neurólogo constató “con sorpresa que todos los signos de la enfermedad de Parkinson habían desaparecido”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s