Cónclave 2013

Precedente: renuncia del papa Benedicto XVI

El 11 de febrero de 2013, Benedicto XVI anunció su intención de renunciar al papado el día 28 de febrero a las 20:00 horas, hora de Roma.  La decisión del pontífice de renunciar como jefe de la Iglesia católica lo convirtió en el primer papa en renunciar al cargo desde Gregorio XII en 1415.

popeEl hermano de Benedicto XVI, Georg, declaró desde su casa en Ratisbona (Alemania) que el médico de Joseph le recomendó no realizar viajes transatlánticos, y que su dificultad para caminar ha ido en aumento, por lo que Georg afirma que su decisión fue «Un proceso natural. La edad le está pesando. A esta edad mi hermano quiere más descanso».

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que la decisión era desconocida por los colaboradores cercanos del papa y que los dejó «incrédulos».

Finalmente, el 28 de febrero la Santa Sede se declaró vacante después de que se hiciera efectiva la renuncia de Benedicto XVI. A partir de ese momento y durante el tiempo en que esté vacante, por el Colegio de Cardenales.

¿QUE ES EL CÓNCLAVE?

El cónclave es la reunión que celebra el Colegio cardenalicio de la Iglesia católica romana para elegir a un nuevo obispo de Roma, cargo que lleva aparejados el de papa (Sumo Pontífice y Pastor Supremo de la Iglesia católica) y el de jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano.

La Capilla Sixtina es el lugar donde se celebra el cónclave. Sus frescos son obra de Miguel Ángel y está considerada una de las máximas cumbres del arte mundial.

CAPILLA

Capilla Sixtina

El término cónclave procede del latín “cum clavis” (“bajo llave”), por las condiciones de reclusión y máximo aislamiento del mundo exterior en que debe desarrollarse la elección, con el fin de evitar intromisiones de cualquier tipo. Este sistema de encerrar a los electores del Papa, vigente al menos desde el II Concilio de Lyon (1274), fue mitigado por Juan Pablo II en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis (UDG), sobre la Vacante Apostólica y la elección del nuevo Pontífice (22 de febrero de 1996). Se establece en ella que los electores pueden residir, mientras dura el cónclave, en la recién construida Casa de Santa Marta, una residencia al efecto en el propio Vaticano, pero manteniendo la rigurosa prohibición de cualquier clase de contacto con el mundo exterior.

Domus-Santa-Marta-getty_TINIMA20130308_0836_5

Casa (Domus) Santa Marta

En aquel cónclave de 1978 que le llevaría, tres días después de su comienzo, a ser Papa, el joven cardenal Karol Wojtyla ocupaba la celda 91 del Palacio Apostólico. No había baños y el alojamiento era espartano; no en vano, eran habitaciones improvisadas en el mismo Palacio, del que no salían puesto que conectaba directamente con la capilla Sixtina.

Wojtyla apreció que las condiciones no eran las óptimas para un buen descanso y confort en unos momentos tan sumamente decisivos para el bien de la Iglesia como lo es la elección de un Papa. Así que decidió, en su Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, que los cardenales se alojaran durante el cónclave en la Domus Santa Marta, un edificio dentro del Vaticano que servía como alojamiento para aquellos cardenales de visita en Roma.

Así, se llevó a cabo una profunda rehabilitación de un edificio que llegó a ser, a finales del siglo XIX hospedería para los afectados por la epidemia del cólera, y durante la II Guerra Mundial, refugio de judíos y exiliados. De hecho, la casa fue construida por el Papa León XIII, elegido en 1878, para la acogida de enfermos

Ahora, la Domus cuenta con 106 estudios, 22 habitaciones y un apartamento. Todas ellas, distribuidas en cinco plantas en las que además hay una capilla, un comedor y una biblioteca. La residencia está atendida por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

Medidas de seguridad

De la Domus Santa Marta saldrán los cardenales dos veces al día, una para los escrutinios de la mañana, y otra para los de la tarde. Podrán ir andando a la capilla, que está a menos de 500 metros, aunque para aquellos que lo deseen hay un microbús a su disposición.

Las comidas y las cenas las realizarán en la domus, donde además podrán hablar entre ellos sin ningún problema. Las habitaciones se adjudican por sorteo durante una de las últimas congregaciones generales de cardenales.

Sin embargo, en la Domus los cardenales no tendrán acceso a la televisión, la radio, internet, y tampoco podrán usar sus celulares ni sus smartphones. Asimismo, la Gendarmería Vaticana ha revisado ya las habitaciones, una por una, para detectar la posible presencia de micrófonos, y ha instalado inhibidores de frecuencia para garantizar la confidencialidad de los cardenales.

La Domus Santa Marta está considerada espacio de desarrollo del cónclave, junto con la Capilla Sixtina, de ahí que las medidas de seguridad sean las mismas que se llevan a cabo en el lugar de las votaciones.

conclave

El Colegio Cardenalicio lo componen 210 cardenales.

De ellos, 115 son electores, es decir, que tienen capacidad de elegir al sucesor de Benedicto XVI.

Los cardenales mayores de ochenta años que no participarán en la elección del nuevo pontífice, pero que sí pueden ser elegidos, son 94.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s