50 AÑOS DE VIDA RELIGIOSA

Con la Eucaristía se dio inicio al homenaje que se realizó a la Madre Hortensia Amboage por sus 50 años de vida religiosa. Celebrar “50 años de vida consagrada”, es una buena ocasión para retomar, meditar y dar gracias por el don de la vocación, que es pura gracia, don de Dios Padre y del espíritu santo que nos impregna con su gracia.

Es mirar la vida pasada y presente con los ojos de ese Dios que nos comprende y ama incondicionalmente. Hace 50 años, este Dios de misericordia, le miró, quiso contar con ella y le invitó para una misión especial.Acoger la invitación significó abandonar la barca de las seguridades y dejar a Dios realizar su proyecto en su vida.

La trayectoria de su vida, encierra un sentido profundo de todo lo que ha sido y ha hecho a lo largo de los años; pero lo importante, es y será el amor de Dios que dirige su vida y la cuida desde dentro. Sólo en torno a su gracia se va tejiendo la verdadera existencia y la misión como Misionera Hija de la Sagrada Familia de Nazaret.

Anuncios