Fotografía

Es un hecho que a los adolescentes les gusta la fotografía, a la que se acercan con mucha curiosidad y ganas de aprender, pero ¿puede tener valor académico su enseñanza? A nosotros nos parece que sí y que sería una gran idea introducir la fotografía dentro del currículo escolar (en el que, por cierto, las enseñanzas artísticas cada vez están más arrinconadas).

La fotografía, conjuntamente con artes como la música o el teatro, puede tener un valor inmenso para los niños y adolescentes como equilibrio de otras partes del plan de estudios (más relacionadas con las palabras y los números) más sesudas. Además, permite aprender a expresarse través del lenguaje no verbal y fomenta el trabajo en equipo.

La costumbre de hacerse selfies constantemente y de subir las fotos a Instagram y/o Facebook implica peligros para los jóvenes que pueden caer en el egocentrismo, el intercambio excesivo de imágenes y una sobresaturación que hace que se centren más en reflejar con la cámara una experiencia que en vivirla. Pues bien, la enseñanza de la fotografía puede contrarrestar estos riesgos, ya que los estudiantes aprenden a estar detrás de la cámara en lugar de estar siempre delante de ella.

La fotografía ayuda a los estudiantes a expresarse y a desarrollar su percepción visual, y les enseña a que hay que pensar dos veces antes de presionar el botón y publicar la imagen en redes sociales. Los alumnos que están más interesados por las ciencias y las matemáticas disfrutarán de las dimensiones técnicas de la fotografía; Los que están más inclinados por las artes podrán desarrollarse y ser creativos visualmente.

Aunque pueda parecer lo contrario, un fotógrafo no necesita una gran cámara para realizar grandes fotografías. Sin duda, la mirada es más importante que el equipo así que, sobre todo en los niveles más bajos, las escuelas no necesitan invertir grandes sumas en cámaras caras. Incluso pueden comenzar a introducir a los estudiantes simplemente usando sus celulares.

Si todas las industrias se están reinventando, la educación no puede ser la excepción. Debe convertirse en una experiencia radicalmente diferente a las escuelas actuales que siguen apoyándose, casi exclusivamente, en el modelo de conferencia de las maestras y profesores, donde el estudiante se convierte en un ente pasivo y, peor aún, aburrido.

Hay buenas razones para pensar que la enseñanza fotográfica en los colegios podría dar una cara muy distinta al sistema de enseñanza actual. En efecto, la formación fotográfica en las escuelas ayudaría a las habilidades de aprendizaje más urgentes: pensamiento crítico, pensamiento creativo, comunicación y colaboración.

FECHAS Y ACTIVIDADES A DESARROLLAR

 

Martes 11 de febrero: grupo 1 – Primero y segundo año

Cada persona deberá traer 5 fotografías de su entorno más cercano, que le parezcan interesantes y creativas

Actividades: 11 de febrero

  • Organización de equipos
  • Muestra de fotos
  • Temas a desarrollar y propuestas de Fotografía Macro
  • Actividades de campo

Martes 18 de febrero: grupo 2 – Tercero, cuarto y quinto año

Cada persona deberá traer 5 fotografías que nunca se hayan tomado de la naturaleza de su entorno más cercano.

Actividades: 18 de febrero

  • Organización de equipos, funciones y propuesta de cada equipo
  • Muestra de fotos
  • Fotografía Creativa
  • Actividades de campo